8/12/15

LA TELEVISIÓN Y EL DERECHO AL HONOR


De entre las muchas irregularidades a las que nos tiene acostumbrados los medios televisivos, destacan, fundamentalmente, por su gravedad, las que implican la violación del derecho al honor, la imagen y la intimidad personal.

Resulta inverosímil cómo los telediarios y demás medios sensacionalistas de las diferentes televisiones, casi a diario, muestran, públicamente, y sin el menor escrúpulo, los rostros de los encausados en juicios, de detenidos “en directo” empujados o introducidos por la fuerza en coches policiales, de presuntos delincuentes y criminales varios o, incluso, hasta de menores patéticamente pixelados.


Resulta sorprendentemente contradictorio constatar cómo, por el contrario, los rostros de los agentes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, aparecen debidamente “protegidos”, incluidos los condenados confesos habidos por delitos de torturas, y luego vergonzosamente indultados por el Gobierno.

No hace falta ser muy inteligente ni haber pasado por la Facultad de Derecho, para que se te caiga el alma a los pies cuando te das cuenta como se son violados los más elementales derechos hasta del peor de los criminales, no por ello, menos ciudadanos ni con menores derechos que los demás, incluidos los del honor, imagen e intimidad personal reconocidos como fundamentales por ese dechado de formalismos irreverentes contenidos en la Constitución del nuevo Régimen del 78.


Porque un Sistema que hace de la vulneración sistemática de derechos fundamentales como estos, con la supuesta complicidad de la Fiscalía y del Poder Judicial, es un Sistema carente de la menor legitimidad moral para imponer su poder represivo sobre nadie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada